La sociedad del faro | Jack Vled & Co - Cervecería Artesanal

LA SOCIEDAD
DEL FARO

Jack Vled nació en un ambiente de libertad y creatividad.
Sus padres fueron una artista y un escritor que administraban un
concurrido y alegre bar llamado El Faro, en el que se vivían largas noches de
conversaciones sobre arte, bohemia y cultura.
Cuando Jack tenía quince años, el régimen democrático fue derrocado por el
totalitarismo de P.A.C.T.O.M. (Para el Control y el Orden del Mundo), que se adjudicó el
control absoluto valiéndose de un manual de reglas estríctas y de la anulación
de la sensualidad y del disfrute del tiempo libre.
El trabajo, en sí mismo, pasó a ser el fin supremo en la vida de todo ciudadano.
Sus padres no se quedaron con los brazos cruzados y se volvieron
activistas pacíficos contra la pérdida de libertades del nuevo gobierno.

Pero esto tuvo consecuencias, fueron apresados y enviados a trabajar en
condiciones muy duras a La Fábrica, la gran base de operaciones de P.A.C.T.O.M.
Jack pasó el resto de su infancia y su adolescencia al cuidado de su abuela
paterna y de su tío, un músico de rock y soltero empedernido que lo introdujo
en el mundo de la noche, la clandestinidad, el deseo de libertad y la diversión.

Por ese entonces, solo podía ver a sus padres cuando las autoridades de La
Fábrica les daban breves permisos temporales.
Cuando cumplió 18 años, pudo obtener el título de capitán de barcos aéreos y
así empezó a recorrer el mundo, en distintos navíos mercantes. Ese mismo
año, en la confusión y el vértigo de una de las eventuales protestas pacíficas al
interior de La Fábrica, sus padres fueron asesinados por tres inspectores.

FLOKI

DR. OOUL

Al poco tiempo Jack recibió la visita de dos excéntricos personajes,
Dr. Ooul y Gomes, quienes le contaron los detalles de la muerte de
sus padres. Juntos formaron un grupo de comerciantes dedicados a
contrabandear bebidas prohibidas por P.A.C.T.O.M. para evitar sus efectos
en la población: fortalecer la confianza, combatir la timidez, disparar la alegría
invitar a la sensualidad y alentar la voluntad individual, algo que P.A.C.T.O.M. quería
anular para mantenerse en el poder durante el mayor tiempo posible.

GOMES

Para esquivar el riguroso control de P.A.C.T.O.M., el grupo trabajaba bajo la
fachada de tienda de venta de repuestos para embarcaciones voladoras,
llamada El Barco Volador. Por fuera tenía la apariencia de un amasijo de
distintas piezas de barcos antiguos donde predominaba el fierro, la
chatarra reciclada y la madera.
Pero por dentro todo era muy diferente. Estaba compuesto por cinco
cómodos camarotes, un depósito para los repuestos que comercializaban
con un falso piso en el que almacenan los brebajes, una pequeña y cálida
cocina con bodega donde guardaban sus alimentos, un puente de mando,
la cubierta, el cuarto de máquinas y un cuarto secreto que Dr. Ooul usaba
como laboratorio en el cual prepara los brebajes.
Como un golpe de suerte llegó a sus vidas un distinguido personaje de
misterioso pasado llamado Kantor quien, visiblemente excitado como un
niño con un juguete nuevo, accedió a financiar al grupo y, además, le dio
su entrañable nombre, LA SOCIEDAD DEL FARO. A cambio solo le exigió a Ooul la
entrega semanal de sus sabrosos brebajes y un informe de todas las
actividades del grupo. También dejó en claro su misión principal:
destruir a P.A.C.T.O.M. y crear y comercializar los antiguos brebajes que
ofrecían sus padres en El Faro, para recuperar la imaginación, el ingenio,
el ocio y la sensualidad.

KANTOR

ZAZA

Con el tiempo este equipo Liberador fue creciendo. Grandes personajes
como el elegante Floki y la sensual Zaza fortalecieron y trajeron más
aventuras a LA SOCIEDAD DEL FARO

Hoy en día la Sociedad existe en el corazón, es la luz del sol
que no despierta, nos da ánimos, nos calienta y nos ilumina
la vida. LA SOCIEDAD DEL FARO no es más que La Libertad con
otro nombre.

Es el lugar donde serás tú y donde te quieren como eres.

Jack, Dr. Ooul, Gomes, Kántor, Floki y Zaza

están dentro de cada
botella, dentro de cada sabor,
y son el alma de Jack Vled.

De otro
mundo,
pero tuyo

LA SOCIEDAD
DEL FARO

Jack Vled nació en un ambiente de libertad y creatividad. Sus padres fueron una artista y un escritor que administraban un concurrido y alegre bar llamado
El Faro, en el que se vivían largas noches de conversaciones sobre arte, bohemia y cultura. Cuando Jack tenía quince años, el régimen democrático fue derrocado por el totalitarismo de P.A.C.T.O.M. (Para el Control y el Orden del Mundo), que se adjudicó el control absoluto valiéndose de un manual de reglas estríctas y de la anulación de la sensualidad y del disfrute del tiempo libre. El trabajo, en sí mismo, pasó a ser el fin supremo en la vida de todo ciudadano. Sus padres no se quedaron con los brazos cruzados y se volvieron activistas pacíficos contra la pérdida de libertades del nuevo gobierno.

Pero esto tuvo consecuencias, fueron apresados y enviados a trabajar en condiciones muy duras a La Fábrica, la gran base de operaciones de P.A.C.T.O.M. Jack pasó el resto de su infancia y su adolescencia al cuidado de su abuela paterna y de su tío, un músico de rock y soltero empedernido que lo introdujo en el mundo de la noche, la clandestinidad, el deseo de libertad y la diversión.

Por ese entonces, solo podía ver a sus padres cuando las autoridades de La Fábrica les daban breves permisos temporales. Cuando cumplió 18 años, pudo obtener el título de capitán de barcos aéreos y así empezó a recorrer el mundo, en distintos navíos mercantes. Ese mismo año, en la confusión y el vértigo de una de las eventuales protestas pacíficas al interior de La Fábrica, sus padres fueron asesinados por tres inspectores.

Al poco tiempo Jack recibió la visita de dos excéntricos personajes, Dr.Ooul y Gomes, quienes le contaron los detalles de la muerte de sus padres. Juntos formaron un grupo de comerciantes dedicados a contrabandear bebidas prohibidas por P.A.C.T.O.M. para evitar sus efectos en la población: fortalecer la confianza, combatir la timidez, disparar la alegría invitar a la sensualidad y alentar la voluntad individual, algo que P.A.C.T.O.M. quería anular para mantenerse en el poder durante el mayor tiempo posible.

Para esquivar el riguroso control de P.A.C.T.O.M., el grupo trabajaba bajo la fachada de tienda de venta de repuestos para embarcaciones voladoras, llamada El Barco Volador. Por fuera tenía la apariencia de un amasijo de distintas piezas de barcos antiguos donde predominaba el fierro, la chatarra reciclada y la madera.

Pero por dentro todo era muy diferente. Estaba compuesto por cinco cómodos camarotes, un depósito para los repuestos que comercializaban con un falso piso en el que almacenan los brebajes, una pequeña y cálida cocina con bodega donde guardaban sus alimentos, un puente de mando, la cubierta, el cuarto de máquinas y un cuarto secreto que Dr.Ooul usaba como laboratorio en el cual prepara los brebajes.

Como un golpe de suerte llegó a sus vidas un distinguido personaje de misterioso pasado llamado Kantor quien, visiblemente excitado como un niño con un juguete nuevo, accedió a financiar al grupo y, además, le dio su entrañable nombre, LA SOCIEDAD DEL FARO. A cambio solo le exigió a Ooul la entrega semanal de sus sabrosos brebajes y un informe de todas las actividades del grupo. También dejó en claro su misión principal: destruir a P.A.C.T.O.M. y crear y comercializar los antiguos brebajes que ofrecían sus padres en El Faro, para recuperar la imaginación, el ingenio, el ocio y la sensualidad.

Con el tiempo este equipo Liberador fue creciendo. Grandes personajes como el elegante Floki y la sensual Zaza fortalecieron y trajeron más aventuras a LA SOCIEDAD DEL FARO

Hoy en día la Sociedad existe en el corazón, es la luz del sol que no despierta, nos da ánimos, nos calienta y nos ilumina la vida. LA SOCIEDAD DEL FARO no es más que La Libertad con otro nombre.
Es el lugar donde serás tú y donde te quieren como eres.

Jack, Dr Ooul, Gomes, Kántor, Floki y Zaza

están dentro de cada botella, dentro de cada sabor, y son el alma de Jack Vled.